Una roca llena de vida

Ya les hablé de mi intento fallido de ver los petroglifos de Samalayuca. La idea era de vincular esta visita con la de Hueco Tanks donde también se encuentran bonitas pinturas rupestres.

Entonces ahí voy el día siguiente, baterías llenas al máximo, en dirección de Hueco Tanks, del otro lado del río. Como el trayecto era un poco largo, había pensado regresarme si veía que la batería bajaba abajo de 50% antes de llegar. Llegue a este nivel cuando todavía me quedaban 20 km para llegar. Dudé -no mucho tiempo- y seguí mi camino! Llegué a mi destino con 2/3 de batería vaciós…

Hueco Tanks es un sorprendente conjunto de 3 rocas grandes en medio del desierto. Como muchas cosas por aquí, su nombre es una mezcla de Español -Hueco- e Inglés -Tanks, o cisterna. Es que las rocas están llenas de huecos que forman miles de charcos en temporada de lluvias y guardan mucho tiempo el agua tan preciosa en esta región desértica.

La entrada del parque se ve así:

Entrada de Hueco Tanks

Y sí, de hecho, las rocas están llenas de huecos…

En frente se ven huecos “humanos” pero atrás también se distinguen muchos huecos naturales
Aquí se ven los charcos uno tras el otro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoyos secos en el mero sol

Pensé venir muy temprano porque los rangers organizan paseos para ver a los animales en la mañana. Destaqué rápidamente la idea pero sí tuve la suerte de encontrar varios animales en mi recorrido. De hecho, a la primera vuelta del camino, me topé con un correcaminos.

Bip-bip!
Se acerca con prudencia

 

 

 

 

 

 

El Correcaminos es conocido por escapar siempre del coyote en una caricatura famosa, aunque no está tan colorido ni alto como en la película.
Este correcamino andaba tranquilamente y de hecho no ví a ningún coyote. Probablemente se había caído desde una roca…

Disculpen la mala calidad de ciertas imágenes, solo tenía mi teléfono. Por eso no verán las fotos de los bonitos timbiriches azules. Les pongo la lagartija para que vean que no tenían nada de miedo, pero la foto está muy borrosa:

Lagartija

Y las pinturas rupestres? Pues en la entrada los rangers distribuyen un mapa explicando que la primera roca está en acceso libre, pero solo se puede acceder a las 2 otras con una visita guiada. Al parecer hubo mucho vandalismo en el pasado. Pero adivinan donde están las pinturas más bonitas?… Además, sobre las 6 o 7 pinturas de la primera roca, solo pude encontrar 2 (y sí busqué mucho) y estaban realmente muy dañadas, así que ni siquiera les tomé una foto. Conclusión: aquí también habrá que regresar, está vez con visita guiada reservada…

Pero la fauna, la flora y el placer de treparme en las rocas salvaron mi día.

Ya no es un cojín de la suegra, es la cama entera!
Un bonito yucca, frente a la gruta con maravillosas pinturas desaparecidas
Quien quiere tunas?

 

Antes de entrar al parque, los rangers te ponen frente a un vidéo obligatorio hablando del parque y de sus reglas. Ahí ví a unos camaroncitos divertidos y entonces iba de charco en charco esperando encontrarlos. Al inicio solo encontré renacuajos pero cerca de la cuna los ví por fin y no me decepcionaron! Se llaman Triops longicaudatus y son una especia de crustáceos de agua dulce vieja de 200 millones de años! Su ventaja para sobrevivir tanto tiempo? Pone huevos capaces de aguantar sequías de 20 años! Y cuando por fin llega la lluvia, el charco se llena de vida! Me gusta mucho su cabeza como un escudo y sus patitas que se aceleran para avanzar.

 

 

 

 

Hora pico en la playa

 

 

 

 

 

Después de todo esto, por fin llego a la cuna!

Cuna de Hueco Tank. La calle indica donde está El Paso, al fondo.

Vieron todo este verde? No parece ser el desierto! Es porque había llovido un día antes: en este caso el paisaje monótono a dominante ocre ceda el lugar al verde y café oscuro.

El camino de regreso fue más dificíl y con menos que ver (o era porque estaba cansado?). Pero justo al final vino a saludarme un liebre.

Regreso al carro y otros problemas: la batería! Sabía que había un punto de carga gratuito en un mall de El Paso, pero estaba a más de 40 km… Aseguré el viaje manejando despacio y sin aire. Pero sí tenía “ampliamente” para llegar… Y mientras Titine recargaba su batería, yo recargaba las mías con un delicioso sushi! Perfecto, no?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.